YOOtheme

Un niño monstruo, un huérfano de historia...

Así llaman a los monstruos aquellos que los han estudiado en su esencia, “huérfanos por definición, no tienen nada que perder. Su aversión por el hogar es la prueba fatal de su abandono.”

Me pareció una manera interesante para pensar la psicosis en la infancia. Para sacarla de la “ ciencia” y acercarla al psicoanálisis a través de la literatura. Los monstruos son del gótico, viven en túneles, sótanos y óperas, son deformes, sus padres los han abandonado o simplemente no se sabe de ellos.
El pequeño vampiro del que les voy a hablar trepa sobre su madre y muerde su cuello, de allí al suelo, a la biblioteca, grita, no se detiene en nada, abro la puerta y trabajo en un patio con plantas. Por primera vez mira , pregunta sus nombres. Con el correr de las sesiones comienza un trabajo de cuidado, las riega, le agregamos tierra, yo armo historias ... el pregunta ... su historia se arma. De todas las flores, prefiere " la alegría del hogar".

Su mamá, presencia silenciosa en todas las sesiones durante los dos primeros años de tratamiento.

Es la historia de un niño de 5 años. Sin diagnóstico claro, no hay patología orgánica, se trata de una “Psicosis simbiótica” dice el informe. Dice frases de la radio y la TV , pronóstico del tiempo y frases estereotipadas de su abuela y su mamá. Su mirada es extraña, fuerte. Su papá se fue de casa cuando el tenía 2 años.

“Recordemos que su Alteza, el conde Drácula, está solo, su discurso es la ausencia donde se juega el sentido, es un huérfano eterno extraviado por falta de espejos.”

 

La breve Pre- historia

Su abuela materna con quien viven él y su mamá dice: “ No sé porqué este chico es así, fue tan esperado tan deseado...por lo menos por mí”. Después de mucho tiempo, en una charla informal con la mamá se reconstruye la siguiente historia, que tal vez se articula al "lo esperé tanto" de la abuela.

Cuenta la mamá que cuando ella tenía 15 o 16 años, se fueron de vacaciones de invierno con su mamá, el papá se quedó en casa con el hermano más chico de la madre que vivía con ellos. “Fuimos al mar, era la primera vez, yo no lo conocía. Resulta que en esa semana mi tío se suicidó, se pegó un tiro. Mi papá no nos quiso avisar para no arruinarnos las vacaciones, pero cuando llegamos fue terrible. Ya lo habían enterrado.”

-          Cuando fue este episodio?, pregunto.

-          El 26 de agosto, el día del cumpleaños de Gastón, es increíble.

      

Se construyen 3 escenas en el marco del tratamiento:

1- al irse del consultorio vuelve a preguntar por el nombre de cada planta, elige “la alegría del hogar, me pide un gajo para plantar en su casa.

A partir de allí comienza a quejarse de su abuela, ella no cuida las plantas que él lleva.

La abuela ya no sabe todo.

2- En una merienda el nene le mete un turrón en la boca a su abuela, ella no se inmuta, abre la boca. Entonces señalo preguntando, de quien es la boca y de quien el turrón. A partir de allí esta abuela cierra la boca.

3- Se mete debajo del diván, grita, se sacude, no escucha a la madre ni a mí. La situación era Realmente fuerte y uso esta expresión a propósito. Se me ocurre entonces tomar un libro de la biblioteca y decir ¡ Se escapó el elefante del cuento, que vamos a hacer!, los gritos se empezaron a alternar con mi relato, ya que me puse a leer el cuento. Finalmente termino y le digo, en otro tono, saliendo del juego, pero sin muchas esperanzas :- Gastón es la hora, terminó la sesión. Para mi sorpresa sale tranquilamente me saluda y en la puerta se da vueltas y dice: - abajo del sillón quedó un elefante.

El reordenamiento de la criatura y su mamá a partir de estas escenas es simbólicamente impresionante, sus accesos de vampirismo cedieron lugar a la oralidad de otra manera, además, comienza a interesarse por sus tareas del jardín.

La función de la analista en ese momento, en esas escenas, es de S2, significante del saber, posibilitando así que algo se torne S1, facilitando ordenar. Las palabras estaban allí, pero sin orden, puros S1 sin sentido, sin significación.

 

El agujero

Ya tiene 6 años, y su papá ha entrado en escena. Se comunicó con la madre, por su intermedio conmigo y se iniciaron una serie de encuentros.

Es en esta época que hace un dibujo muy elemental de figura humana y dice que es un nene se llama TROSPAL,.

-       quien es Trospal?

-       Un nene, y vos como le das la leche sos la mamá y yo soy el papá.

-       Cuantos años tiene Trospal?

-       6 y va al jardín y la mamá lo va a buscar.

Aquí él es el papá y es el hijo, es los dos, aunque parezca que armó una escena de 3, es absolutamente ortopédica, hay un significante para dos, en este caso Trospal funcionaría como neologismo. Está por un lado absolutamente cargado de sentido y a la vez vacío de posibles significados.

Trospal aparece en muchos juegos pero no tiene voz propia. Ni historia propia es un calco de lo que a él le acontece.

El papá de este nene es un caso muy grave, después de 4 años sin verlo le regala un arma con peso real, una réplica. Ningún objeto de los que ofrece este hombre es imaginariamente real, es decir objetos velados,- condición del juguete-, son reales. Son réplicas, como Trospal lo es de él.

 

El cuerpo a cuerpo.

Por mi parte, con el cuerpo y las palabras, pero el cuerpo allí sosteniendo el significante, sino se descontrola, se golpea y golpea a otros. Fue muy fuerte una sesión donde no lo podía organizar y tuve que hacerme réplica de él para que entrara en cierta calma. Fue cuando el padre le dijo te voy a matar y el lo tomó literalmente. Me tiré al suelo y armé lo que él llama "los operativos" mientras él destrozaba el resto del consultorio nadie lograba sujetarlo, ni con el cuerpo ni con la voz.. Cuando miró lo que yo hacía se acercó y empezó a jugar al mismo juego de siempre, uno diría se encontró. Le armé el mundo imaginariamente real.

 

“Continuará en el nùmero 62”

 

Las citas son de: Museo Negro de María Negroni 

 


Psyche Navegante N° 60 - www.psychenavegante.net – Marzo 2004

Psicoanálisis – Psicoanálisis y discapacitados

Autor: Silvia Sisto

Suscribite

Nombre:
Email:

Próximo Número

proximonumero